Redes WiFi mesh

Red_WiFi_Mesh

Las redes WiFi mesh se crearon con la intención de solucionar los problemas de cobertura en grandes espacios.

A día de hoy se han convertido en un estándar para cualquier entorno con alta densidad de dispositivos móviles en el que se requiera una conexión estable.

 

Qué es una red WiFi mesh


Se trata de una red formada por una estación base o controlador y varios satélites que se comunican entre sí y con la estación base. Su denominación hace referencia a la distribución de los satélites, que se colocan formando una red o malla imaginaria. De esta forma se consigue que la señal WiFi llegue de forma óptima a todos los rincones. Por eso esta tecnología es especialmente útil en espacios grandes, y viene a sustituir a los antiguos repetidores.

La mejora frente a estos es evidente, ya que se trabaja con una sola red WiFi, comparte además la misma contraseña e idéntico SSID y toda la administración se realiza de forma centralizada, algo que reduce significativamente los tiempos de mantenimiento. De esta forma no hay problemas de pérdida de conexión cuando usamos dispositivos móviles y es necesario desplazarse de un punto a otro del edificio manteniendo la misma señal.

El controlador se encarga en todo momento de la gestión inteligente del tráfico e indica a los dispositivos móviles a qué satélites deben de conectarse para obtener siempre la mejor señal.

 

Qué ventajas ofrecen


El uso de este tipo de redes supone un innegable avance para centros que ocupan grandes espacios. Hoteles, empresas o centros educativos son solo algunos ejemplos que ilustran la necesidad de disponer de una señal estable en todo momento. Esta demanda se hace extensible a otros muchos espacios, tales como pabellones o naves para la celebración de ferias y eventos comerciales.

Las redes en malla son la solución perfecta para que la cobertura llegue a todos los rincones del edificio, sin puntos oscuros y, gracias al roaming, sin que se corte la señal al pasar de un satélite a otro.

 

Infraestructura necesaria


Tal y como comentábamos anteriormente, estas redes requieren un controlador, por hardware o por software, encargado de gestionar toda la infraestructura y una serie de puntos de acceso, con o sin cable. Su número dependerá de la extensión a la que se desee dar servicio.

Para redes con alta densidad de usuarios es recomendable utilizar un controlador por hardware dedicado, y conectar por cable, directamente a un switch, todos los puntos de acceso. Este sistema asegura que cada uno de ellos emitirá la señal más potente que su hardware permita.

Cisco posee en el mercado una amplia gama de productos preparados para adaptarse a cualquier situación. Gracias a la modalidad refurbished, es posible optar a soluciones muy avanzadas a precios muy competitivos, y manteniendo las mismas prestaciones de estabilidad.

 

Redes mesh y el nuevo estándar WiFi 6


Como a menudo ocurre, los avances tecnológicos se retroalimentan entre sí, y las ventajas que aportan los nuevos estándares vienen a complementar las novedades en cuanto a hardware. Es lo que ocurre con el estándar 802.11ax o WiFi 6, que ha llegado con interesantes mejoras para dar respuesta a un mundo cada vez más interconectado, proporcionando más alcance y cobertura, incluso en espacios saturados, llegando a incrementar en 4 veces el rendimiento medio por usuario con respecto al estándar anterior 802.11ac.

Abrir chat